Escribe para buscar

Deportistas

Adrián Ivars, kalamero y fuera de serie

Compartir
Adrián Ivars
Fotos cedidas por Adrián Ivars 

Hace unas semanas Adrián Ivars consiguió en Dubai su slot para el mundial que se disputará a final de año en Nueva Zelanda, el Campeonato del Mundo 70.3 Ironman en noviembre.

Su principal objetivo lo consiguió en Dubai pero ahora esto está en su mente. Ya os lo presentamos como deportista destacado, pero sus logros nos hacen que volvamos a ver como se sintió en un reto tan espectacular. Sin duda a tus pies campeón.

¿Cómo ha sido la experiencia en Dubai?

Pues la experiencia en Dubai ha sido magnífica. Viajé con dos amigos que también competían y además vino mi hermano y otros dos amigos a vernos participar y fue una experiencia redonda. Tanto deportivamente como socialmente lo pasamos muy bien.

¿Cómo te encontraste?

Pues la verdad es que los días anteriores a la prueba siempre me encuentro con malas sensaciones, supongo que por los nervios y dudas antes de una competición importante. Pero el día de la prueba estaba con muchas ganas, y poco a poco me fui encontrando mejor, a medida que pasaban los kilómetros. Es verdad que los últimos 10km corriendo siempre son duros, y esta vez también lo fueron. Cuando vas al límite, siempre el final se hace duro, y en este caso también fue así. Fui con calambres los últimos 8km, pero era algo con lo que contaba, y supe gestionarlo.

Momentos más duros

Pues mentalmente, la bici fue muy dura. Me sancionaron en el km20 aproximadamente, y tuve que pedalear durante 70km sabiendo que en la transición tendría que estar 5 minutos parado. Además, hice prácticamente toda la bici solo, sin ver a nadie ni delante ni detrás, y se hizo un poco largo.

Físicamente, la carrera sin duda fue lo más duro. Después de estar 5’ parado por la penalización, salí demasiado fuerte los primeros kilómetros, pues quería ponerme 3º cuanto antes, y al final lo pagué. En los últimos 9km sólo había un avituallamiento, y con el calor y la humedad fue muy duro, y hubo que tirar de cabeza para no pararme.

¿Esperabas ese tiempo?

Pues la verdad es que en mis estimaciones estaba en torno a las 4 horas 10 minutos. Hice 4:09, pero teniendo en cuenta que estuve 5’ parado, hubiese hecho 4:04, lo que estaba muy por encima de mis expectativas. Tuve un buen día, y además se juntó con un circuito de bici rapidísimo.

¿Cómo han sido los entrenos?

Pues esta preparación la verdad es que ha ido saliendo todo perfecto desde el principio. No he tenido ni lesiones, ni enfermedades, y han sido 2-3 meses enfocados muy productivos, con muchos entrenos y con sensaciones que poco a poco iban a mejor. Como siempre, con Jose Acosta, mi entrenador, solemos llegar a las competiciones importantes bien, sabiendo que es importante ir acumulando entrenos buenos sin llegar a lesionarnos ni estar sobreentrenados, y no haciendo burradas de entrenos, que al final necesitas muchos días para recuperar.

¿Siguiente reto?

Pues la verdad es que, al conseguir clasificarse para el Campeonato del Mundo de Ironman 70.3 que será en Taupo, Nueva Zelanda el 29 de noviembre, tengo una temporada en la que quiero hacer pruebas de carácter más nacionales, sin presión durante el año y disfrutando al máximo del triatlón. Una vez llegue agosto-septiembre, la planificación irá enfocada a Nueva Zelanda, donde me gustaría hacerlo bien, sabiendo el nivel que habrá en la prueba.

¿Sabes el orgullo que siente Las Rozas y los amantes del deporte por tus logros?

Siempre que compito sé que hay gente que me sigue, y eso siempre da un puntito extra de motivación para seguir luchando y empujando al máximo.

¿Algo que quieras mejorar para la siguiente?

Pues siempre se puede mejorar, y en cada segmento hay detalles que me gustaría seguir mejorando día a día. Yo soy muy competitivo y muy perfeccionista en cuanto al entrenamiento y la competición, y no me gusta complacerme y quedarme donde estoy, sino siempre buscar ámbitos de mejora para ser mejor.

¿Cómo está siendo la recuperación?

Pues la verdad es que a los 5 días ya me notaba totalmente recuperado. Sin embargo, a nivel interno, seguramente aún haya alguna secuela del esfuerzo, y por ello las dos semanas siguientes estamos yendo poco a poco subiendo los entrenos, sin someter al cuerpo aun a un estrés muy grande.

Etiquetas:

También puede interesarte